Esquilas, Boxeadores Submarinos

De nuevo nos volvemos a apartar de la tónica habitual del blog (ya dije que mi vuelta iba a traer un poco de variedad) dedicando esta vez un artículo a otro ámbito de la ciencia no menos interesante, la biología. En concreto hablaremos sobre unos animales llamados estomatópodos también conocidos como langostas mantis, mantis marinas, esquilas (nos referiremos a ellos de esta forma) y otros muchos nombres. Supe por primera vez de su existencia a través de un libro de dudosa calidad titulado Henders y escrito por Warren Fahy, y tras leer acerca de algunas de sus sorprendetes características y buscar posteriomente más información sobre ellos no podía consentir que el resto de la gente no supiera de tan asombrosos animales.

Los estomatópodos o esquilas son unos crustáceos marinos del orden Stomotopoda. Llegan a medir alrededor de 30 cm y tienen su cuerpo parcialmente recubierto por un caparazón duro. Las diferentes especies de esquilas presentan gran variedad de colores desde tonos marrones hasta brillantes coloridos. A pesar de ser animales relativamente comunes en aguas poco profundas, su existencia no es muy conocida debido a que pasan la mayor parte del tiempo escondidos en sus madrigueras. La mayoría habita en aguas tropicales o subtropicales aunque se pueden encontrar algunas especies en aguas templadas.

 

Pero, ¿por qué despertaron estos animales mi curiosidad? La característica que, a priori, los hace más llamativos (aparte de sus colores) son sus garras, entendiendo por esto sus extremedidades anteriores. De hecho, según la forma y el modo en que son usadas éstas, las esquilas se dividen en dos grupos: esquilas perforadoras, que son aquellas que usan sus garras puntiagudas y llenas de púas para apuñalar y agarrar a sus presas; esquilas trituradoras, cuyo brazo tiene forma de maza o garrote que la esquila utiliza para aplastar y destrozar a sus presas. La garra de estas últimas también posee una parte afilada.

Ambas especies tiene extremidades rapaces, como las de una mantis (de ahí su sobrenombre), con las que pueden golpear con gran rapidez y precisión a presas mucho más grandes que ellas causándoles importantes daños. Las trituradoras son capaces de lanzar un ataque con la aceleración propia de un rifle. El rápido movimiento de la garra no solo es letal en caso de impactar en una víctima de tamaño medio, sino que además genera cavitación.

La cavitación es una efecto que se da cuando un fluido pasa a gran velocidad a través de una arista afilada, como puede ser una hélice. Se produce entonces una descomprensión local del fluido que, en casos extremos, puede llegar a alcanzar la presión de vapor, pasándo las moléculas del fluido a estado gaseoso y formándose pequeñas burbujas o cavidades. Dado que esta situación es inestable, las burbujas colapsan al pasar el fluido de nuevo a estado líquido produciendo fuertes ondas de choque en el fluido.

En el caso de las esquilas, estas ondas de choque golpean a su víctima de nuevo con una fuerza inmensa como si se tratara de una réplica del golpe inicial de forma que, aunque el primer ataque falle, es sacudida por el colapso de las burbujas de cavitación. La combinación y potencia de ambos impactos es tan fuerte que en ocasiones esquilas en cautividad han logrado romper cristales de acuarios. También se sabe de casos en los que han llegado a rebanar un dedo a algún pescador incauto.

Otro efecto adicional del ataque, o más bien de la cavitación, es que también causa sonoluminescencia. Al colapsar las burbujas de cavitación se alcanzan temperaturas de varios miles de grados centígrados. En estas condiciones los átomos se ionizan y los electrones pasan a formar un plasma que emite luz. Sin embargo las temperaturas se alcanzan en puntos muy localizados y se disipan rápidamente. Igualmente, el destello de luz es tan tenue y breve que en la mayoría de las veces no puede ser detectado a simple vista y se tienen que utilizar medios como cámaras de alta velocidad.

Os dejo un video en inglés extraído de TED en el que podeís ver el ataque de una esquila con todo detalle:

La otra característica de las esquilas, y de la que yo no supe hasta leer más sobre estos animales, es su visión y la composición de sus ojos, siendo incluso más impresionante que lo anteriormente mencionado. Los ojos de las esquilas están colocados encima de dos pedúnculos y pueden moverse independientemente. Cada ojo esta formado por dos hemisferios separados por una banda central. Como es el caso de muchos otros crustáceos, los ojos están compuestos por diminustos elementos llamados ommatidios. Cada uno de estos elementos actúa como si fuera un ojo humano, y la información procedente de todos ellos es la que genera la imagen para la esquila.

En cada zona del ojo, los ommatidios tienen una función diferente. En los dos hemisferios, aunque pueden captar color, están principalmente destinados a el reconocimiento de formas. Cada uno de ellos proporciona la información por un “canal” diferente y, al juntar esta información procedente de cada uno de ellos junto con la que proporciona la banda central, proporciona a la esquila visión trinocular y percepción de profundidad con cada uno de los ojos. Por contra, los humanos tenemos esta percepción cuando usamos ambos ojos solamente.

La región central es la parte más destacable. Esta compuesta por 6 hileras con diferentes receptores. Las cuatro primeras hileras están destinadas a la captación del color. Y es que las esquilas ven el mundo en color a un escala que no podemos imaginar ya que sus ojos poseen hasta 12 pigmentos diferentes para la recepción de las diferentes longitudes de onda (los humanos solo tenemos 3). Y no se limitan solamente al rango visible, sino que su visión abarca también parte del ultravioleta y el infrarrojo.

Las otras dos hileras le sirven a la esquila para captar la polarización de la luz. Aunque las personas no estamos acostumbradas a tratar con una característica muy importante de la radiación electromagnética, que es su polarizacion (de la que ya hablamos en el artículo Ciencia en 3D I y II), no es así para otros muchos animales. En concreto, las esquilas cuentan con hasta 4 pigmentos dedicados a este fin. Esto les permite obtener aun más información de su entorno: por ejemplo, algunos peces con escamas plateadas polarizan la luz que se refleja en ellas y son fácilmente detectados por ello.

Sin embargo, la banda central, que como ya hemos visto está altamente especializada (podríamos haber entrado en muchos más detalles), solo les sirve para cubrir un pequeño área de unos 10º. Esto lo compensan realizando rápidos movimientos de sus ojos que les permite barrer un área o perseguir a una presa “con su mirada”.  Para ello cada uno de los pedúnculos que sostienen los ojos tienen asociados 6 músculos independientes que les permiten barrer, con cada uno de ellos áreas de uno 70º.

Todas estas características convierten a las esquilas en uno de los animales (sino el que más) con los ojos más complejos y sofisticados de todo el reino animal. La razón de esta particularidad probablemente provenga de la necesidad de una gran precisión a la hora de realizar sus ataques. Como ya hemos mencionado, también les serviría para poder recibir gran información de su entorno por multitud de vías diferentes.

Con todo lo mencionado espero que el lector no haya quedado completamente indiferente. Es difícil imaginar el mundo visto por una esquila dado que todas sus características difieren en gran medida de las del ser humano, sin embargo eso solo lo hace todavía más fascinante y a la vez intrigante.

Así que ya sea como ávidos depredadores o concienzudos observadores, los estomatópodos son, cuanto menos, un animal increíble. No por ello consigue evitar la redes de muchos pescadores y convertirse en plato gastronómico en algunos lugares. Espero que os haya gustado y ya con el próximo artículo si que viajaremos a Júpiter donde no encontraremos esquilas pero si que nos aguardan otras sorpresas.

Anuncios

~ por Kleiser en 8 diciembre, 2010.

4 comentarios to “Esquilas, Boxeadores Submarinos”

  1. Muy interesante la entrada, y la charla.

    PD: No abandones el blog, queremos más entradas ;D

    Saludoss.

    • Prometido que no lo abandono más. Solo es que he estado 1 semana hasta arriba de trabajo y ahora con las navidades casi no tengo tiempo pero la semana que viene pongo el que toca.

  2. tengo una duda con respecto a las esquillas… todas tienen el apendice captador???

  3. Ah, ¿tú también te leíste el pestiño ese? 😀
    He llegado a tu blog precisamente buscando algo sobre la esquila de agua.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: