Planetas a Contracorriente

Hace unos pocos días, astrónomos del Observatorio de Ginebra descubrieron nueve exoplanetas más que se suman a la colección de más de 450 que ya han sido hallados. Esta noticia “apenas” tendría importancia si no fuera porque este descubrimiento ha venido acompañado de una grata sorpresa. Al analizar en detalle las órbitas de seis de dichos planetas, los ciéntificos a cargo del estudio se dieron cuenta de que giran en sentido contrario al que rota su estrella. En términos científicos, se dice que estos planetas tienen una órbita retrógrada. Aunque esta carácteristica ya se ha detectado en algunos satélites dentro de nuestro Sistema Solar, es la primera vez que se descubre un planeta que la posea.

Hasta ahora se creía que los planetas se formaban a partir del disco de acreción o protoplanetario de una estrella joven, que no es más que una estructura circularcompuesta de polvo y gas que rodea a la estrella en sus primeros estadios de vida. Este disco gira, como es lógico, en el mismo sentido que su estrella. Por lo tanto es de esperar que los planetas formados a partir de él también siguieran el mismo sentido de giro en su órbita, cosa que no ocurre en estos casos en particular. Esto ha obligado a los astrónomos a proponer una nueva teoría que explique el porqué estos planetas parecen ir a contracorriente.

Representación artística de uno de los exoplanetas detectados.

Como la mayoría de los exoplanetas observados hasta la fecha, estos seis son del tipo Júpiter caliente. Este es un término que usa para denominar a los planetas de tamaño igual o superior a nuestro Júpiter, generalmente de dimensiones mayores que éste, de composición gaseosa y que orbitan muy cerca de su estrella. El hecho de que sean los planetas más fáciles de detectar se debe al método usado para hacerlo.

Generalmente se usa el método de tránsito, que se fundamenta en que, al orbitar un planeta alrededor de su estrella, éste puede colocarse entre ella y nuestro planeta, bloquéando así parte de la luz que nos llega. Un ejemplo llamativo y bastante “cotidiano” de este fenómeno lo tenemos en los eclipses de Sol. Sin embargo, este método no es práctico a menos que el efecto sea lo suficientemente acusado, o sea, cuando las dimensiones del planeta son comparables a las de la estrella. Este es el caso de los jupíteres calientes, que ademas de tener una gran masa tiene una densidad muy baja debido a la alta temperatura a la que se encuentran como consecuencia de sus proximidad a la estrella, por lo que ocupan un inmenso volumen.

La explicación que se propone para justificar tanto el sentido de giro como el reducido radio de su órbita es que, en realidad, estos planetas han sido capturados como resultado de una pelea gravitatoria entre dos estrellas, que habría durado miles de años. Las fuerzas de marea, que reciben su nombre del efecto que tienen en nuestro planeta, serían las responsables de que, con cada paso cerca de la estrella, el planeta perdiera parte de su energía cinética, hasta quedar finalmente confinado en el pozo de potencial de la estrella.

El resultado final es el planeta en cuestión girando en torno a una estrella en una órbita casi circular y con una inclinación aleatoria. Esto se aparta de la típica imagen que tenemos todos del Sistema Solar, en la que todos los planetas parecen girar en un mismo plano, consecuencia de haber sido creados a partir del polvo y gas del disco de acreción del Sol. Como dato curioso, podemos observar que Plutón, aunque le haya sido suprimida su condición como planeta, describe una órbita con una inclinación bastante acusada respecto al plano imaginario formado por los demás planetas. Esto podría indicar que, al igual que los planetas de los que hemos hablado en esta noticia, Plutón también fue capturado por la gravedad del Sol.

Anuncios

~ por Kleiser en 19 abril, 2010.

4 comentarios to “Planetas a Contracorriente”

  1. Interesante, la verdad es que nunca me había planteado que un planeta pudiera girar al revés de este modo. No hay mucho más que añadir, muy completo el artículo.

    Aunque claro, también es posible que haya más causas. Es posible que la comentada sea la más importante, pero no hay que descartar otras posibles hipótesis. Quizás a la hora de formación del planeta hubo algún suceso que alterara un poco su órbita y la dejara más expuesta frente a estas “peleas gravitatorias”.

    Por cierto, se me olvidó avisarte de que te he puesto en el blogroll de mi blog. He estado atareado y no te lo he podido decir antes.

    PD: Creo que la imagen que tienes en tu primer post “Que comience el show” está rota. No sé si será cosa de mi ordenador, pero yo por lo menos la veo como un enlace roto. Te lo digo por si acaso no lo habías notado y la quieres reparar.

    • Gracias Cendrero, tanto por el aviso como el detalle del blogroll (no sera en vano ;)). Aun tengo pendiente el dejarte comentarios porque apenas si he leido un par de noticias de él, ya que ando algo apurado.

      PD: Me gustaba mucho la imagen que tenía del telon :(.

      PD2: Como dice Erwin pronto lo conocereis, temblad!!!

  2. Cierto, la imagen está rota. Gracias por avisar Cendrero, luego la arreglaremos.
    (Pronto sabreis de mi)

  3. […] de Venus es que tiene una movimiento de rotación retrógrado (no confundir con las órbitas retrógradas). Esto quiere decir que gira sobre sí mismo en sentido inverso al resto de los planetas de forma […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: